FireStats error : FireStats: Unknown commit strategy

LegifranceHabitualmente y por razones obvias suele estar más puesto en el idioma de Kant y de los diferentes recursos que existen en alemán. Sospecho que es un claro ejemplo y caso de deformación profesional. Sin embargo, hoy toca hablar de otro idioma precioso y que es el de nuestros vecinos franceses y de las traducciones de textos legales franceses al español. Indagando un poco acerca de los recursosque nos ofrece la República Francesa en Internet destaca el sitio Legifrance. Legifrance es el servicio público francés para la difusión del Derecho por Internet. Un sitio de parada obligatoria para aquellos que se dedican a la traducción e interpretación juridica y jurada en lengua francesa. Aquí podremos encontrar diferentes apartados con información jurídica del país galo y uno que nos debería interesar en especial: «Traductions». Es una auténtica joya porque podemos consultar y descargar las traducciones de los siguientes textos legales franceses:

Código Civil francés

Código de Comercio francés

Código del consumo francés

Código de medio ambiente francés

Código de proceso civil francés

Código de proceso penal francés

Código de los seguros francés

Códigos de la propiedad intelectual francés

Código penal francés

Ley relativa a la subcontratación francés

Adicionalmente, existe un apartado de «Traducciones accesibles en otros sitios institucionales franceses» que nos remite, como bien indica el título, a las páginas web de otros sitios institucionales nacionales franceses como, por ejemplo, la Assemblée nationale o la CNIL y donde nos ofrecen una traducción del francés al español de la Constitución o de la Ley de 6 de enero de 1978 relativa a la informática, los ficheros y las libertades. Bon appétit.

BOEArrancamos el curso con la siguiente noticia en cuanto al servicio de traducción e interpretación en la Policía Nacional. Seprotec se ha hecho con la contratación por un importe de 9,8 millones de euros:

http://www.europapress.es/extremadura/noticia-policia-nacional-adjudica-servicios-traduccion-toda-espana-empresa-seprotec-10-millones-euros-20130826182336.html

Según Seprotec esto va a generar nada menos que la contratación de 500 personas:

http://www.europapress.es/economia/noticia-economia-empresas-seprotec-preve-contratar-500-personas-adjudicarse-servicios-traduccion-policia-20130910172858.html

Desde mi punto de vista significa persistir en el error de siempre y que los responsables que deciden este tipo de cosas siguen sin entender nada de la materia que tienen entre sus manos. Dado que no pretendo extenderme y aburrir a los lectores habituales me voy a limitar a recordar un artículo mío publicado en «La Linterna del Traductor» que se titula «Una breve radiografía de la interpretación judicial en España» y donde comento los principales aspectos para entender la problemática. El artículo versa sobre la interpretación judicial pero es perfectamente aplicable a la interpretación en sede policial.

BOEEl BOE de hoy, de 15 de julio de 2013, publica la convocatoria de pruebas selectivas para el ingreso, por el sistema general de acceso libre, en el Cuerpo de Traductores e Intérpretes. Es decir, oposiciones.

1. Descripción de las plazas

Se convocan pruebas selectivas para cubrir cuatro plazas del Cuerpo de Traductores e Intérpretes, Código A0005, por el sistema general de acceso libre, de las siguientes características:

Dos plazas de traductor de inglés (traducción directa del inglés al castellano), con una segunda lengua extranjera a elegir entre alemán, árabe, francés y portugués.
Una plaza de traductor de inglés (traducción inversa del castellano al inglés), con una segunda lengua extranjera a elegir entre alemán, árabe, francés, italiano y portugués.
Una plaza de intérprete de inglés (interpretación consecutiva y simultánea, del inglés al castellano y del castellano al inglés), con una segunda lengua extranjera a elegir entre francés e italiano.

La convocatoria se puede leer aquí.

EuropaDesde la Unión Europea nos llega un borrador que es francamente preocupante. Un proyecto impulsado por Viviane Reding que pretende simplificar el reconocimiento de las escrituras públicas en la Unión Europea. Para ello se propone suprimir el requisito de la Apostilla de la Haya y que las escrituras tengan que ser traducidas por un traductor jurado. Así el artículo 6 del borrador viene a establecer lo siguiente:

Artículo 6

Traducciones no juradas

1. Las autoridades aceptarán las traducciones no juradas de los documentos públicos expedidos por las autoridades de otros Estados miembros.

2. Cuando una autoridad albergue dudas razonables sobre la corrección o la calidad de la traducción de un documento público que se le presente en un caso particular, podrá solicitar una traducción jurada de ese documento. En ese caso, la autoridad aceptará las traducciones juradas realizadas en otros Estados miembros.

Y ya para redondear el invento nos viene como reglamento lo que significa que de ser aprobado se aplicaría de forma directa.

El borrador del nuevo reglamento se puede consultar aquí:

http://eur-lex.europa.eu/LexUriServ/LexUriServ.do?uri=COM:2013:0228:FIN:ES:PDF:

En mi opinión esta propuesta constituye una auténtica atrocidad que nos conduce a un espacio de inseguridad jurídica donde cualquier cosa va a ser posible. Si eliminamos la exigencia del traductor jurado prescindimos de uno de los puntos esenciales a la hora de tratar con documentos extranjeros: poder conocer fehacientemente el contenido de un documento original redactado en otro idioma. Porque la función primordial del traductor jurado consiste en dar fe de que la traducción se corresponde con el contenido del documento original. Pero si además aceptamos que la traducción pueda ser hecha por cualquier persona elegida al azar, a la cual no se le exige tener que reunir requisito alguno, las cosas se pueden complicar a más no poder. Y de eso sabemos mucho en España. Véase la situación a la que hemos llegado en los juzgados gracias a que la ley permite que cualquier persona pueda intervenir como intérprete judicial ante los tribunales.

Dicho lo anterior y para prevenir posibles malentendidos quisiera precisar que cuando hablo de la función del traductor jurado me refiero estrictamente al papel que desempeña en el tráfico jurídico y no a su capacidad lingüística o a la calidad de sus traducciones. Existen muchos traductores no jurados, como los literarios, cuya competencia lingüística es extraordinaria y brillante (al igual que existen traductores jurados de los que es mejor no hablar) y que, probablemente, producirían unas traducciones juradas soberbias. Pero como no son traductores jurados, por la razón que sea, no pueden certificar la fidelidad y exactitud en el sentido que la ley establece. Por lo tanto, que nadie se encolerice. Muchos amigos míos son traductores no jurados y unos grandes profesionales y lingüistas en su trabajo.

Volviendo al tema central entiendo que el borrador es un despropósito en todos los sentidos. Sin embargo, también es verdad que la idea principal que subyace en el fondo es bastante antigua porque de novedad tiene bien poco. Si retrocedemos un poco en el tiempo veremos que en el año 2009 se aprobó la Ley 17/2009, de 23 de noviembre, sobre el libre acceso a las actividades de servicios y su ejercicio y que transpuso la Directiva 2006/123/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 12 de diciembre de 2006, relativa a los servicios en el mercado interior. Muchos recordarán esta ley porque el nombre con el que se bautizó fue bastante llamativo: Ley Paraguas. Y dicha Ley 17/2009 ya contenía todo un capítulo denominado «Simplificación administrativa» y un artículo 17.3 que reza:

3. En el caso de documentos emitidos por una autoridad competente ya sea en España o en otro Estado miembro, no se exigirá la presentación de documentos originales o copias compulsadas ni traducciones juradas, salvo en los casos previstos por la normativa comunitaria, o justificados por motivos de orden público y de seguridad pública. No obstante, la autoridad competente podrá recabar de otra autoridad competente la confirmación de la autenticidad del documento aportado.

Ahora bien, desde aquel entonces ha llovido mucho y no pocas cosas han cambiado. Entre ellas la aprobación de la Directiva 2010/64/UE del Parlamento Europeo y del Consejo de 20 de octubre de 2010 relativa al derecho a interpretación y a traducción en los procesos penales que supuso un gran avance para poner orden en el sector judicial (véase la entrada Se publica la Directiva 2010/64/UE relativa al derecho a interpretación y a traducción en los procesos penales).  Y de aquí mi extrañeza con el nuevo borrador. Resulta fascinante comprobar que en el ámbito judicial hayamos logrado introducir garantías e intérpretes de calidad, poniendo fin a uno de los mayores disparates que había en los tribunales, y que ahora se quiera introducir voluntariamente ese mismo error en el campo de las traducciones juradas. ¿Es que nadie ha aprendido nada? Yo no salgo de mi asombro.

Veremos lo que nos depara el futuro. Desde la APTIJ y EULITA estamos absolutamente en contra de dicho proyecto y así se lo estamos haciendo llegar a las diferentes instituciones comunitarias. Lo mismo opinan el Notariado Europeo y nuestros compañeros austriacos de la ÖVGD. Y sospecho que no vamos a ser los únicos.

TargumanLa Sala Targuman ha organizado el curso «Corrígeme si puedes» que será impartido por Antonio Martín (Cálamo&Cran). El curso tendrá lugar el día 13 de julio de 2013 en Cáceres en la sala de la Asociación Cultural Cabaza Pájaro calle Clavellinas núm. 1.

Programa del curso:

Sábado 13, de 10 a 14.00 horas

  1. Los procesos de edición y la corrección
  2. La corrección como control de calidad
  3. Marcas de corrección y corrección en pantalla
  4. Tipos de corrección y correctores
  5. Corrección de estilo
  6. Guía para corregir
  7. Niveles de intervención

Sábado 13, de 16.00 a 20.00 horas

  1. La corrección de pruebas
  2. Ortotipografía
  3. Corregir sobre maqueta
  4. Recursos on line, manuales de estilo y normas.
  5. Correcciones especiales para traductores y periodistas

Más información en la página del curso (pinchar aquí).

Grupo MIRASEl día 7 de junio de 2013 se celebrará la IV Jornada de Traducción e Interpretación en los Servicios Públicos de Cataluña. El hilo conductor será «La interpretación en los tribunales de justicia como garantía procesal: Oportunidades y retos de la Directiva 2010/64/UE», es decir, un tema de indudable actualidad.

Fecha y hora: 7 de junio de 2013, de 16:00 a 20:00 h.

Lugar: Aula 2, Facultad de Traducción e Interpretación (Edificio K) – Universitat Autònoma de Barcelona – Campus de Bellaterra (Cerdanyola del Vallès).

Inscripción gratuita. Ha de formalizarse a través de la web del grupo MIRAS antes del 5 junio.

Más información aquí.

Diario ASOtra de esas noticias que parecen un chiste inventado por alguien pero que resultan ser ciertas. El diario deportivo AS publica la siguiente noticia según la cual:

[...] Globoesporte, abogados y equipo directivo del Santos no terminaban de entender el contrato redactado en español por el Barça. Tiraron, sorprendentemente, de un traductor on line.

Ver para creer. Cuando menos me resulta asombroso si tenemos en cuenta todo el dinero que se mueve con los fichajes en el mundo del fúbtol (nunca he llegado a entender las razones por las que un futbolista gana lo que gana en comparación con algunos científicos que intentan encontrar soluciones concretas a determinados problemas vitales). Cifras inalcanzables para el común de los mortales y luego usan un traductor automático que produce un contrato ininteligible. Qué país…

boeEl Boletín Oficial del Estado ha publicado con fecha 23 de marzo varias ofertas de empleo público para el año 2013 entre las que se encuentran 4 plazas de traductores intérpretes en el  marco del subgrupo A1. El BOE no indica mucho más por lo que se recomienda estar atento a futuras noticias.

APTIJComentaba en las anteriores entradas que a raíz del juicio de la Operación Puerto se han producido diferentes reacciones en el mundo de la Traducción e Interpretación Judicial denunciando la situación de los juzgados españoles en ese ámbito. De los diferentes comunicados quisiera destacar el de la Asociación profesional de Traductores e Intérpretes Judiciales y Jurados (APTIJ) por razones obvias. Es la asociación que reúne a los profesionales de la traducción e interpretación judicial en España y uno de los miembros fundadores de EULITA que ha impulsado la Directiva 2010/64/UE del Parlamento Europeo y del Consejo de 20 de octubre de 2010 relativa al derecho a interpretación y a traducción en los procesos penales (véase la entrada de El Gascón Jurado Se publica la Directiva 2010/64/UE).

Por mi parte sólo me queda por decir que suscribo cada palabra y cada coma del comunicado y que dice así (para leer el comunicado en la página de la APTIJ pinchar aquí):

En Madrid, a 18 de febrero de 2013.

 Con fecha 14 de febrero de 2012 el periódico El País publicó en el marco del seguimiento judicial de la denominada «Operación Puerto» un artículo en el que se hacía eco de la grave disfunción ocurrida en el transcurso del juicio oral el cual tuvo que ser aplazado a la vista de que el tribunal y las partes no se podían comunicar con el perito por una interpretación deficiente en inglés. Recogemos a continuación parte de esa noticia:

«El eterno problema con el inglés. […] Sin embargo, Schumacher llevaba más de media hora intentando hacerse entender en inglés y el interrogatorio no había pasado de la tercera pregunta.

La jueza no entendía nada, la abogada de la AMA repetía una y otra vez la misma pregunta y Schumacher, fluido y elegante, repetía una y otra vez su exposición, pero la intérprete de inglés, contratada la noche anterior por el juzgado (sus presupuestos demediados por la Comunidad de Madrid) a través de la empresa habitual, Seprotec, era incapaz de hilvanar más de una frase con sentido.

Desesperada, la jueza aplazó la declaración del perito hasta mañana, viernes, esperando contar con un mejor intérprete. “Esto es fatal para la imagen mundial de la justicia española”, dijo un observador internacional.»

La Asociación Profesional de Traductores e Intérpretes Judiciales y Jurados (APTIJ) entiende que los anteriores hechos no sólo dañan gravemente la imagen de la Justicia española sino que perjudican también la percepción que el ciudadano tiene de los profesionales de la traducción e interpretación judicial.

 La anterior situación que se ha producido en el juicio de la denominada operación Puerto se podría haber evitado si se hubiesen tenido en cuenta las «Prevenciones para mejorar la Traducción e Interpretación en procedimientos judiciales» aprobadas por la Sala de Gobierno del Tribunal Superior de Justicia de Madrid con fecha 16 de abril de 2012 y que fueron impulsadas por la APTIJ (para leer las prevenciones pulsar aquí). Dichas prevenciones señalan expresamente en los puntos 1º y 3º:

 1º Los intérpretes deben ser previamente informados del contenido de los actos procesales en los que se va a necesitar su intervención.

3º Debe disponer el intérprete, con la adecuada antelación, de información escrita – facilitada por el Secretario Judicial – sobre posibles menciones a preceptos legales, resoluciones  judiciales dictadas en el procedimiento u otras actuaciones que puedan ser citadas durante su actuación como intérprete, siempre y cuando no se trate de actuaciones afectadas por el secreto acordado judicialmente o sometidas a un régimen de reserva. De ese modo, aparte de evitarse imprecisiones o errores en la traducción, se posibilitará la información al inculpado o acusado de los documentos esenciales a los que la Directiva 2010/64/UE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 20 de octubre de 2010 presta especial atención: cualquier resolución que prive a una persona de libertad, el escrito de acusación y la sentencia; documentos que pueden ser suplidos también por un resumen oral de los documentos esenciales (artículo 3, apartados 2 y 7 de la Directiva) si asó lo acordara el Secretario Judicial.

En consecuencia, resulta imprescindible que el intérprete tenga con la suficiente antelación acceso a los autos para poder preparar su intervención. A mayor abundancia, en el caso de informes periciales que tratan sobre materias complejas y que se componen de un léxico altamente especializado.

La APTIJ desea manifestar y reiterar su consternación y profunda preocupación por la actual situación de la interpretación judicial en España y que es consecuencia directa de una ausencia de regulación legal moderna por parte del legislador español y que esta asociación ha denunciado de forma constante desde su fundación.

La APTIJ, en su calidad de miembro fundador y única representante española de EULITA (European Legal Interpreters and Translators Association), firme promotora de la Directiva 2010/64/UE del Parlamento Europeo y del Consejo de 20 de octubre de 2010 relativa al derecho a interpretación y a traducción en los procesos penales insiste en que la actual situación es absolutamente insostenible en tanto en cuanto impide el derecho a un juicio justo e imposibilita el trabajo de los tribunales en unas condiciones de normalidad y con todas las garantías procesales. La actual situación de subcontratación, la ausencia de unas pruebas de competencia para poder intervenir como intérprete y la falta de unas normas básicas de actuación vinculantes han creado en la práctica un vacío legal y contexto impropio de un Estado de Derecho.

Así se ha hecho constar en la declaración de Barcelona con fecha 9 de junio de 2012 «Hacia un modelo de gestión de la traducción y la interpretación judicial» que fue impulsada por la APTIJ y firmada por las principales asociaciones españolas reunidas en la Red Vértice (para leer la declaración pulsar aquí). 

Desde la APTIJ deseamos reiterar nuestro firme e incondicional compromiso para cambiar la actual situación tal y como se ha evidenciado en numerosas propuestas que se le han hecho llegar a las autoridades políticas españolas a lo largo de los últimos años. En ese sentido, la APTIJ demanda un cambio del actual modelo de gestión de externalización a un modelo de gestión directa que optimice los recursos y la organización de la Administración así como la creación de un registro de intérpretes y traductores judiciales cualificados en el sentido de la Directiva europea basado en los principios de cualificación, profesionalidad, independencia, diligencia y confidencialidad.

 

Juicio Operación Puerto IIEl juicio de la Operación Puerto nos está dejando unas perlas preciosas y dignas para ser guardadas en el álbum de la interpretación judicial. El artículo «Una justicia sin intérpretes» publicado en El Periódico con fecha 14 de febrero de 2014 nos cuenta lo siguiente:

«Julien Sieveking, jurista suizo de la Agencia Mundial Antidopaje (AMA), que asiste como observadora al juicio de la operación Puerto en Madrid, no salía de su asombro. Nadie entendía nada. En la capital de España, la ciudad más grande y donde debe haber el mayor número de traductores e intérpretes por metro cuadrado, y para un juzgado penal, no se había encontrado una persona calificada para transcribir con acierto la declaración en inglés del científico Yorck Olaf Schumacher.

Este médico alemán, que prefirió declarar en inglés, antes que en su lengua materna o en castellano, idioma que también domina, está considerado como una eminencia mundial en la interpretación de los aportes de la sangre en el rendimiento deportivo. Y también en los riesgos que supone para la salud de los atletas la manipulación sanguínea.

Pues bien, a la media hora de empezar a responder a la abogada de la AMA , y pese a los esfuerzos de la letrada, que hablaba inglés, para traducir a Schumacher al castellano, un caos generalizado se había apoderado de la sala de vistas. Nadie se enteraba. La jueza Julia Patricia Santamaría Matesanz tuvo que poner orden. Protestaban todos. Los abogados de la defensa pidiendo impugnaciones y los de la acusación particular ayudando al científico alemán. Mientras, los periodistas extranjeros que cubren la operación Puerto para los medios de sus países, alucinaban con lo que estaba sucediendo.

«Vamos a tener que hacer un receso y trataremos de buscar otra intérprete», sugirió la jueza. «Señoría -se defendió la traductora- a mí me avisaron el martes por la tarde, apenas he podido leer el informe científico en inglés. Pero debo admitir que no me siento preparada para asumir esta traducción. La otra intérprete de inglés que hay en el edificio tampoco es nativa, y no creo que se atreva a sustituirme».

Lógicamente, la declaración del doctor Schumacher se tuvo que aplazar hasta mañana, ya que la empresa SeproTec, que presta los servicios multilingües a la justicia de Madrid, no encontró sustituto. Mañana habrá un intérprete, que además de hablar inglés, será médico. El lunes sucedió otro caso parecido. La intérprete de Ivan Basso, desde Canarias, no solo tradujo lo que le vino en gana, sino que respondió ella a las preguntas que los abogados le realizaban al corredor italiano, citado como testigo.»

Acerca de mí

Me llamo Fernando A. Gascón Nasarre. Ejerzo de abogado en Zaragoza y soy intérprete jurado de alemán. De la combinación de ambos campos surgen mis especialidades: las traducciones jurídicas y las interpretaciones judiciales.

El Gascón Jurado en Facebook