Lenguaje judicial en La Razón

In: General|Juradas|Profesionales

26 Sep 2011

ThemisUna breve reflexión del magistrado Enrique López y López acerca de la propuesta de simplificar el lenguaje judicial y que se publica hoy en La Razón:

«[..] Los conceptos jurídicos tienen en su gran mayoría un origen abstracto, en tanto en cuanto son entes de razón, con un grado muy elevado de complejidad en su concepción y concreción en su fijación, de tal modo que cuando se utiliza el concepto cualquier experto sabe a lo que nos estamos refiriendo, sin necesidad de usar un lenguaje descriptivo (ratificación, pretensión, inhibición, etc.). El uso de este tipo de conceptos es necesario y obligatorio, sobre todo en una ciencia que se basa en la aplicación de un lenguaje legalizado a un supuesto de hecho a través de unas reglas preestablecidas de aplicación e interpretación. El lenguaje es la herramienta de trabajo del derecho, y cuanto más preciso y exhaustivo sea, mayor seguridad jurídica generará. Sin embargo, esto no justifica el carácter arcaico de algunos de los términos usados; el lenguaje del derecho es un lenguaje en el que concurren muchos términos específicos que obedecen a «cultismos» procedentes del latín y cuya evolución gramatical-histórica ha sido mínima. Hay que hacer un esfuerzo por evolucionar con el lenguaje general […]»

Para leer el artículo completo hay que ir a la página de La Razón y pinchar en el enlace.

2 Responses to Lenguaje judicial en La Razón

Avatar

Leon Hunter

enero 2nd, 2012 at 01:30

¡Hola!
Hacía un tiempo que no me pasaba por este blog. Muchas gracias por el artículo, es un recurso muy útil y no podría estar más de acuerdo.
Precisamente la reforma que se hizo de las «Civil Procedure Rules» inglesas en 1999 tenía como objetivos: «to improve access to justice by making legal proceedings cheaper, quicker, and easier to understand for non-lawyers» – http://en.wikipedia.org/wiki/Civil_Procedure_Rules
Un objetivo fundamental era modificar la redacción y quitar ciertos términos anticuados.
En este artículo dicen:
«If you are a civil litigator able to remember serving a writ on behalf of a plaintiff, as well as the days of pleadings, interrogatories, further and better particulars, affidavits and discovery, then you are, shall we say, of a certain vintage.

For solicitors who have entered practice in the past decade, these terms are relics of the days before claimants and claim forms, statements of case, requests for further information, witness statements and disclosure.»

http://www.lawgazette.co.uk/features/civil-procedure-rules-10-years-of-change

Y es cierto porque todos los términos antiguos y anticuados que aparecen en el primer párrafo se han sustituido por los nuevos que aparecen en el segundo párrafo.

¡¡Lo que echo de menos en este artículo tal vez sea una referencia a los traductores que deliberadamente complican las traducciones introduciendo lenguaje de carácter sumamente arcaico y llenan todo de «hubieren y fueren» por parecer «más jurídicos»!! A lo mejor también nos tendríamos que fijar en eso y no solo criticar al texto original.

Avatar

Fernando

enero 3rd, 2012 at 18:38

Hola Leon,

Un placer tenerte por aquí 😉 Esto es un tema muy interesante y ante todo combativo. Por un lado está la cuestión del lenguaje especializado y la seguridad jurídica que encierra. Que cada concepto jurídico tenga su propia denominación es suma importancia ya que nos ayuda a centrar rápidamente el debate y, ante todo, evitar confusiones. Incluso el empleo de expresiones latinas tiene, en ese sentido, su sentido. Parece arcaico pero si digo ne bis in idem cualquier jurista, incluso extranjero, lo entiende a la primera y no requiere de más explicaciones. Pero esto ocurre en cualquier ciencia. Sin ir más lejos en medicina donde los médicos se enfrentan al mismo problema que los juristas. Una cosa es el lenguaje entre los facultativos y los informes médicos y otra cosa que el paciente entienda adecuadamente lo que está pasando. Lo cual conduce a otra pregunta: ¿De quién es la culpa cuando un ciudadano no entiende algo? ¿Del lenguaje o de los profesionales que no le explican o no saben explicarle al ciudadano en términos comprensibles lo que le concierne? Tal vez de ambos.

Yo creo que el problema es complejo porque hay que encontrar un equilibrio entre todas las vertientes implicadas. El Ministerio de Justicia ha publicado recientemente unas recomendaciones para la modernización del lenguaje jurídico que se pueden consultar aquí: http://www.mjusticia.gob.es/cs/Satellite/es/1288775399001/MuestraInformacion.html Yo no comparto todas las conclusiones ya que algunas propuestas me parecen sencillamente campechanas. Sin embargo, otras dan en el clavo y es absolutamente cierto que necesitamos soltar lastre.

Un saludo desde Zaragoza,

Fernando

Comment Form

Acerca de mí

Me llamo Fernando A. Gascón Nasarre. Ejerzo de abogado en Zaragoza y soy intérprete jurado de alemán. De la combinación de ambos campos surgen mis especialidades: las traducciones jurídicas y las interpretaciones judiciales.

  • Fernando: Hola, Ángel: Gracias por el comentario. Esto es uno de los puntos que los compañeros estaban comen [...]
  • Fernando: Hola, Vanessa: Muchas gracias por tu comentario. Desde mi punto de vista la traducción ha de cumpli [...]
  • Angel Orts: Cierto que el papel ya se queda atrás, al igual que la normativa específica de las traduciones jur [...]
  • Vanessa: Gracias por el artículo. ¿Se entendería que la traducción está jurada firmando digitalmente (co [...]
  • Na: Se acaban de publicar las bases para la convocatoria de 2018, por si es de interés para alguien: ht [...]

El Gascón Jurado en Facebook

septiembre 2011
L M X J V S D
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

Visitas

  • Páginas mostradas :203821
  • Visitas :89094
  • Páginas vistas en las últimas 24 horas157
  • Visitas en las últimas 24 horas73
FireStats icon Con la potencia de FireStats